Iniciativa y emprendimiento

Razones para convertirse en emprendedor

  • Tradición familiar, llevarlo en el ADN personal debido al ejemplo directo recibido del entorno familiar.
  • Búsqueda de la independencia profesional. Provocada por una iniciativa positiva de querer generar una empresa innovadora diferente de las existentes, o provocada por la necesidad de huir de una sobreexplotación laboral.
  • Desempleo o precariedad laboral. A pesar de estar “suficientemente preparado”, no se ha conseguido un empleo adecuado. En estas circunstancias, algunos deciden emigrar a otros países y buscar mejores oportunidades de empleo; otros, con mayor iniciativa empresarial, deciden emprender su propia aventura de autoempleo.
  • Tener desde hace tiempo una buena idea innovadora, confianza en ella y en la propia capacidad de trabajo y superación de obstáculos.
  • Capacidad y motivación para afrontar situaciones de riesgo. Preferir el riesgo del fracaso que ofrece la posibilidad de grandes éxitos a la seguridad de un empleo estable pero que aleja de éxitos dignos de destacarse.